En Cicloturismo

Hacer una marcha cicloturista por la montaña es una de las mejores experiencias deportivas que se pueden tener. Hacer deporte y a la vez estar en contacto con la naturaleza es una manera perfecta de pasar un día inolvidable que te hará amar aún más tanto la bici como la montaña.

Cómo enfrentarse a una marcha cicloturista de montaña

Para prepararla bien, lo más importante es empezar a hacerlo con el tiempo que tu estado de forma te exija y que la dureza de la prueba requiera. Es decir, si estás totalmente fuera de forma y la marcha que vas a hacer es de cierta dureza, deberías empezar a entrenar al menos con seis meses de antelación.

Deberás ir aumentando tanto los kilómetros que haces cada vez que entrenes como la velocidad a la que los haces, para poco a poco ir llegando a un estado de forma lo suficientemente bueno como para poder afrontar esta prueba con todas las garantías.

Es conveniente que, poco tiempo antes de la prueba, hagas el mismo recorrido o uno muy parecido para poder ir probando cómo te sientes en ese tipo de terreno y de condiciones. Es el mejor test que puedes hacer para ver en qué punto te encuentras y cuánto te queda por mejorar para llegar hasta donde quieres.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de salir a entrenar en el mismo horario en el que se realizará la prueba, al menos unas cuantas veces. No pasa nada por salir en otros horarios, pero procura hacer entrenos en el mismo horario de la prueba para adaptare a las condiciones de temperatura y a los biorritmos.

Por último, debes tener bien preparada tu bicicleta. Comprueba que todos los componentes están en buen estado, en especial las cubiertas y las pastillas de freno. Y nunca, bajo ningún concepto, estrenes nada el día de la marcha.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

Recent Posts

Dejar comentario